Proyecto educacional

Transmitir mis conocimientos y maestría es una parte importante en mi vida también y por eso llevo más de 12 años impartiendo clases de piano. Estos años de experiencia me han permitido desarrollar un amplio abanico de métodos y técnicas de enseñanza, así como de enseñar un repertorio y darle un enfoque personalizado a cada alumno.

A menudo se dice que un pianista concertista no puede ser un buen profesor, y esto puede ser en parte cierto ya que, con el paso de los años, uno tiende a olvidar el modo en que aprendió a ejecutar correctamente tal o cual movimiento, la manera en que aprendió a leer partituras, etc.. Se alcanza un nivel, por tanto, en que cuando uno practica ni siquiera se da cuenta de la parte mecánica que requiere el hecho tocar escalas y arpegios.

Yo creo que dar clases de piano es bastante diferente que dar conciertos. Sin embargo, yo aún veo numerosos errores y defectos técnicos en algunos profesores de piano para niños. Profesores que, sin ninguna experiencia como concertistas, enseñan a los niños a sentarse al piano y colocar las manos sobre él. Del mismo modo, tampoco se la da demasiada importancia a la preparación mental de un alumno ante un concierto. Un profesor debe tener algo de psicólogo también y debe saber motivar a sus alumnos. Esta destreza, que rara vez se encuentra en la mayoría de profesores de piano, yo la domino.

El resultado ideal lo garantizan tres componentes: un profesor excelente, un alumno concienciado y trabajador, y una práctica asidua de piano entre una clase y la siguiente.

 Fedor Veselov 

Barcelona, España

  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon